PVP: 38.72 €

Ayuda Plataforma Euphonía Ediciones

En construcción….

Aviso Importante: el producto que va a adquirir se encuentra disponible en Plataforma de Euphonía Ediciones. Para acceder a sus contenidos necesita conexión a Internet. Euphonía Ediciones se reserva el derecho de incluir la descarga del pdf, mp3, o cualquier otro formato. 

Dejar de fumar sin esfuerzo y sin ansiedad

Instrucciones:

Se ha popularizado mucho los tratamientos de tabaco con hipnosis. Dejar de fumar con hipnosis es fácil, lo difícil es mantener el resultado obtenido. El conjunto de 4 autohipnosis dirigidas será un acompañamiento para prevenir la ansiedad, la compulsión, la substitución del tabaco con la ingesta de alimentos y las posibles recaídas.
Dejar de fumar con este método precisa de una honesta decisión de querer hacerlo por parte del oyente. Preste atención a las siguientes recomendaciones

- El compromiso de escuchar las audiciones propuestas dos o tres veces al día mientras dure el tratamiento (aproximadamente una semana).

- No realizar esfuerzos para no fumar. Esto es fundamental, los esfuerzos aumentan la ansiedad y la persona termina fumando más de lo que realmente quisiera.

• Si necesitara fumar, siga las pautas que se explican el en la autohipnosis dirigida y que recordamos a continuación:

• Saque un cigarro de la cajetilla.

• Tóquelo dándole vueltas entre el índice y el pulgar.

• Primero por el lado del tabaco, después por el del filtro.

• Introduzca el cigarro en la cajetilla boca arriba.

• Beba agua de una botellita que llevará siempre consigo durante la semana de tratamiento.

• Tome la decisión de ejercer su libertad de no fumar en ese momento, y no antes. De lo por el contrario saque el cigarro que acaba de guardar, enciéndalo y dele unas tres caladas.

• Beba de nuevo agua paseándola por su boca.

Esta ejercicio le devolverá el estado agradable que ha experimentado durante la audición y se sentirá muy bien. Los cigarros que decida no fumar ejerciendo esa nueva libertad que el tratamiento le proporciona quedarán boca arriba sin ser fumados y serán el testigo de que realmente está progresando. Si se le terminara en una cajetilla los cigarros a los que no le dio la vuelta, empiece una nueva. El observar las cajetillas con los cigarros boca abajo es una fuente de satisfacción y refuerza la sensación de bienestar y de estar logrando liberarse del tabaquismo sin esfuerzo.

Siga el tratamiento hasta el final, no juzgue si sus progresos son lentos o rápidos


El tratamiento consta de cuatro autohipnosis dirigidas y no aconsejamos el dejar el tratamiento a medias aunque se hubiera dejado de fumar desde la primera audición:


1) Título: Elijo reducir y dejar de fumar
La primera le guiará sobre como encaminarse a la meta y qué hacer si tiene ganas de fumar. Aunque algunas personas dejan tras no se pretende que el oyente deje radicalmente el tabaco sino que aprenda a no fumar por compulsión. Esto se logra reduciendo la ansiedad y solicitando una forma peculiar de relacionarse con el tabaco.


2) Título: Disfruto de los beneficios de dejar de fumar
La segunda incide sobre la bondad de respirar oxígeno y previene el reflejo sustitutorio que muchas personas temen y suelen tener: el comer en exceso.


3) Título: Me disgusta fumar
La tercera puede no ser necesaria si el oyente ha dejado ya el hábito de fumar pero es una última ayuda para quien aún sigue fumando de vez en cuando.


4) Título: He triunfado y me siento bien
La cuarta es un refuerzo en el que se previene las posibles recaídas y se disfruta de haber logrado alcanzar la meta propuesta. Esta autohipnosis dirigida puede ser escuchada mucho tiempo después de haber dejado el tabaquismo. No está relacionada con el cigarro y es un buen paseo que aumenta la autoestima y produce una relajación profunda moderando el estrés de cualquier jornada o situación.

Resultados esperados:


Este método no tiene una garantía de éxito puesto que depende en gran medida de la actitud de cada oyente. Sin embargo, ha sido testado con muchos clientes en el Instituto Erickson Madrid y ocho de cada diez fumadores dejaron de fumar. Lo más llamativo es que a los seis meses del tratamiento solo 2,5 % de ellos habían recaído frente al habitual 60% que recae con otros métodos.
Algunos fumadores precisan de un tratamiento más personalizado, sobre todo cuando su motivación para dejar el tabaquismo no es del todo firme. En este caso se recomienda unas sesiones de hipnosis personal.